Capítulo 21

cap-21

Aquella noche Marlowe tiene un sueño atroz. Sueña que está con algunos miembros de su familia sobre un puente peatonal a varios metros de altura. Marlowe no logra identificar la ciudad en la cual ocurre el sueño. De repente, alguien cae del puente, al parecer una de sus tías, sin que nadie pueda ayudarla y su cuerpo se destroza contra el pavimento. Un rato después es su abuela la que se acerca demasiado al borde del puente. Marlowe intenta sujetarla pero no lo consigue. Ella también cae y Marlowe ve como su rostro se desfigura al golpear el pavimento sobre la calle. De repente el sueño cambia de lugar y ahora se desarrolla en medio a una fiesta. Marlowe está tocando la trompeta aunque es consciente de que no sabe tocar. Llega un hombre preguntando por las personas que cayeron del puente. Alguien le explica lo sucedido y el hombre se va preocupado. Luego Marlowe se acerca a su padre y le dice que hay que avisarle a su madre sobre la muerte de la abuela. Su padre le dice que no, que todavía no es el momento adecuado y le indica su lugar en el grupo para que siga tocando la trompeta. En ese momento Marlowe se despierta sobresaltado.

cap-21Después de tomar un café, sale de su apartamento y conduce hasta la estación de policía. “Marlowe…”, dice Alicia al verlo entrar. “Sí, ya sé, ¿dónde está?”. Alicia le señala una sala hacia el fondo del corredor. En la sala el capitán Ramírez, parado frente a un grupo de detectives que lo escuchan desde sus asientos, está señalando una foto ampliada de De Quincey. “Este es nuestro principal sospechoso”, está diciendo Ramírez, “profesor de filosofía de la Universidad Central, colaborador del diario El espacio. Y, al parecer, loco de remate”. Algunas risas se escuchan desde el fondo de la sala. “Quiero agentes 24 horas vigilando su casa, la universidad y las oficinas del diario. Quiero que revisen todos los hoteles, posadas y malditos antros de la ciudad. Utilicen todos los recursos que tengan para encontrarlo. Interroguen a sus alumnos, a sus colegas, a sus vecinos. A partir de este momento quiero que sea la prioridad del departamento. ¿Entendido?”. “Entendido”, dicen algunos, al tiempo que se levantan apresuradamente de sus sillas y van saliendo de la sala.

“Capitán”, dice Marlowe acercándose. “Pero vean quién aparece”, dice Ramírez irónico. “El mejor detective de California. ¿Se puede saber dónde diablos se había metido?”. “He estado investigando. Hablando con los involucrados en el caso…” “¿Y es que ahora es cap-21-1aficionado a la metempsicosis, agente Marlowe? ¡Porque yo sólo veo muertos y muertos importantes por todos lados, mientras mi reputación se va yendo cada vez más al carajo! ¿Al menos tiene alguna idea del paradero de este De Quincey?”. “Creo que tengo una pista. Sin embargo…”. “¿Sin embargo qué?”. “No estoy seguro que sea el asesino que estamos buscando”. “Marlowe, no me venga ahora con teorías detectivescas. No tengo tiempo para perder. Salga de aquí y busque a este tipo. Sus horas en la policía están contadas, así que tráigame buenas noticias”. El capitán sale de la sala sin darle tiempo a Marlowe de decir nada más.

“Alicia, averíguame todo lo que puedas sobre la señora Marta Braun”, dice Marlowe, mientras se dirige hacia los ascensores del edificio. “¿La esposa de Zubiría?”. “La misma”. “¿Y para dónde vas con tanta prisa?”. “A leer a la biblioteca”.

cap-21-2

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s