Capítulo 19

cap 19

Marlowe conduce por la autopista norte hacia las afueras de la ciudad. En el radio suena Misty de Stan Getz. Hay una brisa suave que parece anunciar nuevamente la lluvia. No hay muchos autos, así que el viejo Impala de Marlowe, se desplaza sin obstáculos a casi 100 kilómetros por hora. “Si a Eliseo lo mataron para que no denunciara las actividades del grupo”, piensa Marlowe, “¿por qué asesinar a los otros miembros? Quizás el asesino no se sintió seguro y no quería dejar ninguna pista que pudiera vincularlo a la sociedad. Pero en ese caso De Quincey seria el menos preocupado con su divulgación pública. Al fin y al cabo su reputación no era para nada intachable. ¿Y si Flora no está diciendo toda la verdad?”.

cap 19 (1)Marlowe continúa dándole vueltas al caso en su cabeza mientras maneja. Algunas gotas han comenzado a caer sobre el parabrisas. Ahora es Wes Montgomery en el radio interpretando Impressions. Al pasar el puente sobre Chía, Marlowe observa el papel que le ha dado Flora y se interna por una carretera paralela hacia la derecha, en el sentido de los cerros. La vía no está pavimentada y la oscuridad se vuelve cada vez más densa. Algunas casas que aparecen a lado y lado de la vía a intervalos irregulares, iluminan momentáneamente la ruta, pero después todo vuelve a quedar oscuro, como si el auto se estuviera internando por un inmenso agujero negro.

Después de avanzar dos kilómetros, Marlowe detiene el auto frente al portón con el número 79. Hay un timbre al costado izquierdo que Marlowe aprieta algunas veces, sin que haya respuesta. El silencio del lugar sólo es interrumpido por el canto de algunas ranas y cigarras a lo lejos. Marlowe empuja el portón pero está cerrado. Sube sobre el auto y, apoyándose contra la parte superior del portón, da un salto hacia el otro lado. Al caer el peso de su cuerpo hace que su rodilla izquierda se doble por completo causándole un dolor intenso y haciéndolo rodar por el piso húmedo. Pasan algunos minutos antes que Marlowe consiga levantarse y empiece a caminar con dificultad hacia la casa.

Frente a la entrada hay una fuente de piedra en forma de círculo con una esculturacap 19 abstracta de hierro de más o menos un metro de altura. La escultura tiene la forma de un rectángulo y en la parte superior hay un círculo de hierro que parece flotar en el aire. En la casa se ven algunas luces encendidas. Es una casa grande de dos pisos. Las paredes del frente son de ladrillo a la vista con enormes ventanales de vidrio. El poco reflejo de las luces no permite ver si hay alguien en su interior. Marlowe se aproxima a la puerta principal y se da cuenta que está entreabierta. Saca su pistola y le quita el seguro. Adentro todo está en perfecto orden, como si la casa hubiera sido recién limpiada y ordenada. Inclusive el cuerpo de Cardoso, que cuelga amarrado con una soga al cuello desde el segundo piso y que se balancea suavemente frente a un inmenso cuadro abstracto, parece parte de la decoración del lugar. Un poco a la derecha el cuerpo de su empleada doméstica descansa sobre las escaleras de mármol y completa el siniestro espectáculo bajo una luz mortecina.

cap 19 (2)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s