Capítulo 1

Capítulo 1

(Escuche aquí la narración del capítulo) 

“Visitemos cogidos de la mano la gran galería del asesinato,

poseídos de deliciosa admiración…”

Thomas De Quincey

Philip Marlowe está sentado en el sofá de la sala de su apartamento. Es un sofá azul oscuro, cómodo aunque un poco gastado por el tiempo y las sucesivas mudanzas de los últimos años. Marlowe ha pensado cambiarlo por uno nuevo, tal vez por un sofá negro de cuero que ha visto. Pero no se ha decidido a hacerlo o no ha tenido el tiempo suficiente.

Capítulo 1(detalle) (1)Los casos sobre su escritorio se acumulan a una velocidad progresiva, como si los crímenes se multiplicaran a cada día. No hace falta decir que la mayoría se quedan sin resolver o duran años y años arrastrándose en un limbo de intenciones que no se llevan a cabo, pistas falsas y los mismos sospechosos de siempre. Pero este caso, el último que le ha sido asignado sin que él pudiera defenderse, tiene algo especial, algo que Marlowe todavía no logra comprender y que lo atrae peligrosamente como atraen los abismos sin fondo o el pavimento de una calle cuando se observa a través de la ventana de un décimo piso.

Sentado en el sofá con un vaso de whisky en la mano izquierda y el control remoto en la derecha, Marlowe vuelve a ver por quinta vez la escena del crimen. La imagen no es nítida. Es una imagen fragmentada y opaca, en blanco y negro que le hace pensar en historias de terror y de fantasmas. Está tomada por la cámara de seguridad de un banco. Lo que pasa ante sus ojos es confuso. Marlowe tiene que verlo de nuevo en cámara lenta para intentar extraer al menos una parcela de sentido en medio a la confusión de las imágenes. Poco a poco logra distinguir una figura alta, usando sombrero y vistiendo una chaqueta que le llega casi a la altura de las rodillas. La silueta se mueve entre las personas que marchan hacia la Plaza de Bolívar y lleva algo, una tela o un pañuelo, amarrado en la cara. En principio parece uno más de los manifestantes buscando un lugar en medio de la multitud. Pero en realidad no está buscando un lugar.Capítulo 1(detalle) (3)

En cámara lenta Marlowe logra identificar el momento en que la figura de chaqueta larga se acerca por detrás a otro cuerpo y parece tocarle la espalda con algo indeterminado. Es un solo golpe que en la reproducción visual no parece demasiado violento, parece más bien un toque sutil o incluso una caricia. “La caricia de la muerte”, piensa Marlowe en un rapto lírico. La figura continúa su marcha. La multitud continúa su marcha. Sólo algunos segundos después el hombre que ha sido tocado en la espalda se desploma sobre la calle.

Marlowe detiene el video y se queda observando la imagen congelada del rostro de una mujer que mira hacia un lado y extiende el brazo derecho para pedir ayuda. La escena se repite en el sueño de aquella noche, pero el rostro de la mujer adquiere una forma conocida. Es el rostro de la mujer con que aún sueña con frecuencia, aquel rostro que no consigue olvidar y que a menudo le causa una gran emoción, pero también terribles pesadillas.

Capítulo 1(detalle) (2)

Advertisements

One thought on “Capítulo 1

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s